No se qué se espera de mi en el trabajo

Al menos, esa es la conclusión a la que llega Gallup después de entrevistar a miles de empleados.

No se lo que se espera de mi en el trabajo

El índice «Se qué se espera de mi en el trabajo» (SQSEDMET), que ya tenía una tendencia decreciente, se ha desplomado después de la pandemia. Esto nos lleva a varias reflexiones:

Los trabajos son cada vez más complejos

La primera es que los trabajos son cada día mas complejos. Si tienes muy claro cómo hacer tu trabajo, pronto lo hará una máquina. Las actividades menos complejas están siendo progresivamente automatizadas.

Y la inteligencia artificial va a complicar aun mas este panorama, automatizando también las tareas que son demasiado complejas para los seres humanos.

¿Está menguando la calidad del liderazgo?

La segunda reflexión es que parece que está menguando la calidad del liderazgo. Si una de las principales funciones directivas es explicar a su equipo qué espera exactamente de ellos, una caída de este indicador SQSEDMET indica carencias en estas habilidades.

¿Tiene algún sentido? O bien la formación de los líderes es cada vez mas pobre, que no parece razonable, o bien la complejidad de las tareas crece a mayor ritmo que la capacitación, a priori una explicación más acertada.

No es que cada vez haya peores líderes, es que el mundo es cada vez mas complejo.

El impacto del teletrabajo

Por último hay que hablar del impacto del teletrabajo.

El auge de los modelos híbridos ha mejorado muchos indicadores de calidad del trabajo, como el compromiso o el grado de satisfacción general de los empleados. La cruz de la moneda son otros parámetros afectados negativamente como el SQSEDMET que analizamos hoy.

Esto pone de relieve la importancia de las relaciones personales en el desempeño de la actividad profesional. No tenemos menos reuniones ni trabajamos menos horas, lo único que se ha reducido es el contacto social.

Creemos que este último vector, la reducción de la interacción social, es el que está tras el desplome de SQSEDMET. Como siempre hemos defendido, buena parte de la resolución de problemas y la coordinación de actividades se hace en la máquina del café.

¿Qué pueden hacer los líderes?

En nuestra opinión, deben aprovechar los días de oficina para fomentar las relaciones personales con y dentro de su equipo.

Debe existir una clara dicotomía entre la actividad presencial, donde se potencian las relaciones informales y las actividades de coordinación, y el trabajo remoto, más centrado en la productividad individual.

El teletrabajo ya no puede ser como un día de oficina pero desde casa.